¿QUÉ ES LA RABIA?

Virus de la rabia

La rabia es una enfermedad mortal causada por un virus que afecta el sistema nervioso. El virus de la rabia se secreta en la saliva y normalmente se transmite a las personas y animales por la mordedura de un animal infectado. De manera menos frecuente, la rabia puede ser transmitida cuando la saliva de un animal rabioso entra en contacto con una cortada o herida en la piel, los ojos, la nariz o boca de una persona o un animal. Una vez que los signos clínicos de la enfermedad se manifiestan, la rabia casi siempre es mortal.

¿QUÉ ANIMALES PUEDEN SER AFECTADOS POR LA RABIA?

Solamente los mamíferos son afectados por la rabia; los pájaros, peces, reptiles y anfibios no lo son. La mayoría de los casos de rabia se presentan en animales salvajes, principalmente zorrillos, mapaches, murciélagos y zorros. En años recientes, los gatos han llegado a ser la especie doméstica con más reportes de rabia. Esto es como consecuencia de que muchos dueños no vacunan a sus gatos, quedando expuestos a animales salvajes rabiosos durante sus excursiones fuera de las casas. La rabia también afecta a los perros y ganado en número significativo y aunque no es común, también ha sido reportada en caballos, cabras, ovejas, cerdos y hurones.
El mejoramiento en los programas de vacunación y el control de los animales callejeros han sido muy efectivos en la prevención de la rabia en mascotas. La rabia se puede prevenir en gatos, perros, hurones, caballos y ganado bovino y ovino con el uso de vacunas aprobadas por las autoridades de Sanidad Animal. En casos especiales y contando con la aprobación de la autoridad estatal responsable del control de los animales rabiosos, es posible el uso de vacunas orales, aprobadas para la inmunización masiva de los animales salvajes.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA RABIA EN LOS ANIMALES?

Una vez que el virus de la rabia entra en el cuerpo, viaja a lo largo de los nervios hasta el cerebro. Los animales con rabia pueden presentar una variedad de signos, incluyendo timidez, agresión, babeo excesivo, dificultad para tragar, tambaleo y ataques. Es común la conducta agresiva, pero los animales con rabia también pueden ser inusualmente afectuosos. Los caballos y el ganado con rabia también pueden presentar depresión, automutilación o mayor sensibilidad a la luz. Los animales salvajes con rabia podrían presentar solamente conductas inusuales; por ejemplo, un animal que generalmente es visto solo de noche podría verse deambulando durante el día.
Aunque los signos más comunes de la rabia son los cambios de conducta y una parálisis inexplicable, la rabia debería considerarse en todos los casos como una enfermedad neurológica inexplicable. No existe tratamiento alguno una vez que aparecen los signos clínicos de la rabia. La infección de una animal por rabia solamente puede confirmarse después de su muerte, a través de una examinación microscópica del cerebro del animal.

¿QUÉ TAN GRANDE ES EL RIESGO DE RABIA PARA EL SER HUMANO?

La rabia sigue siendo una de las principales preocupaciones a nivel mundial, la cual ocasiona alrededor de 59,000 fallecimientos de personas al año. Casi todos estos fallecimientos se deben a rabia transmitida por perros en países donde los programas de vacunación para perros no se han desarrollado lo suficiente como para frenar la propagación del virus. La vacunación contra la rabia y los programas de control de animales, junto con mejores tratamientos para personas que han sido mordidas, han reducido enormemente el número de casos humanos de rabia en los Estados Unidos. La mayoría de los relativamente pocos casos en este país han sido causados por exposición a murciélagos; cualquier contacto con murciélagos, aun si no se ha notado una mordedura, debería reportarse con su médico. Se han presentado casos extremadamente raros derivados de trasplantes de córnea u órganos/tejidos de un donante infectado. Los perros siguen siendo una fuente considerable de la rabia en otros países, particularmente en Asia y África, por lo que los viajeros deberían estar conscientes de este riesgo y buscar consejo médico sobre vacunación antes de viajar al exterior de los Estados Unidos.

¿QUÉ PUEDE HACER PARA AYUDAR A CONTROLAR LA RABIA?

Recuerde que la rabia es totalmente prevenible mediante la vacunación.

• Solicite a su médico veterinario que vacune a sus gatos, perros, hurones, caballos y ganado de selección. Mantenga la vacunación vigente. Su médico veterinario le aconsejará el programa más indicado en cuanto a la frecuencia de vacunación requerida en su localidad.
• Reduzca la posibilidad de exposición de sus animales a la rabia, manteniéndolos dentro de su propiedad y no les permita que vaguen libremente. Asegúrese de que los gatos y hurones no salgan de su hogar y mantenga a sus perros en su patio o controlados por una correa cuando caminen en el parque. La esterilización o castración de su mascota puede disminuir la tendencia de vagar libremente y contribuirá a reducir el nacimiento de animales no deseados.
• No deje desperdicios o el alimento de sus mascotas en el patio, ya que puede atraer a animales salvajes o perdidos.
• Los animales salvajes nunca deben ser mantenidos como mascotas. No solamente puede ser ilegal sino que también pueden ser una amenaza potencial de rabia para los dueños y otras personas.
• Mantenga su distancia al observar a los animales salvajes, aun cuando se muestren amigables. Un animal con rabia puede actuar mansamente. No se le acerque y NUNCA permita que sus niños se acerquen a ellos. Animales infectados pueden estar tranquilos y dóciles.
• Si usted observa que un animal salvaje actúa de forma extraña, repórtelo a las autoridades de Sanidad Animal de la ciudad o del condado.
• Asegúrese de que la estructura de su casa y otras construcciones anexas estén herméticamente cerradas, para evitar que los murciélagos aniden y puedan tener contacto con las personas.

¿QUÉ DEBO HACER SI MI MASCOTA HA MORDIDO A UNA PERSONA?

• Es urgente que la víctima consulte a un médico de inmediato y siga sus indicaciones al pie de la letra.
• Para estar seguro confirme con su médico veterinario, que las vacunas de su mascota están vigentes.
• Informe sobre la mordedura al departamento de salud local y a las autoridades del control de animales. Las regulaciones locales pueden requerir que su mascota sea confinada y aislada para monitorearla en busca de signos de rabia.
• Inmediatamente debe reportar a las Autoridades de Salud y al médico veterinario cualquier enfermedad o cambio en el comportamiento del animal.
• No permita que su mascota vague sin control y no se deshaga de ella. El animal tiene que estar todo el tiempo disponible para su observación por la Autoridad de Salud o el médico veterinario.
• Si su vacunación no esta vigente y después del período de observación recomendado, vacune a su mascota contra la rabia.


¿QUÉ DEBO HACER SI MI MASCOTA HA SIDO MORDIDA POR OTRA MASCOTA CON RABIA?

• Inmediatamente consulte a su médico veterinario. Reporte la mordedura a las autoridades de Sanidad Animal y al Departamento de Control de Animales de su localidad.
• Los perros, gatos y hurones que han sido vacunados recientemente deben ser revacunados inmediatamente y mantenerse bajo supervisión por el período especificado en las ordenanzas locales o del estado (aproximadamente por 45 días o más). Los animales en los que la vacunación ha expirado, deben ser evaluados individualmente.
• A los perros, gatos y hurones no vacunados y que han sido expuestos a animales con rabia, inmediatamente se les debe practicar la eutanasia. Alternativamente, el animal deberá ser confinado por seis meses en un aislamiento estricto.
• A otros animales, que no sean perros, gatos o hurones y que han sido mordidos por un animal con rabia o un animal que potencialmente tenga rabia se les practicará inmediatamente la eutanasia.

¿QUÉ DEBO HACER SI YO HE SIDO MORDIDO?

• No tenga miedo, pero no ignore la mordedura. Lave la herida minuciosa y vigorosamente con jabón y mucha agua por 15 minutos, luego aplique un desinfectante como etanol o yodo.
• Comuníquese inmediatamente con su médico. Explíquele como fue mordido y siga las indicaciones que este le dé. Si es necesario, su médico le brindará el tratamiento adecuado recomendado por la Salud Pública de los Estados Unidos y también lo tratará por otras posibles infecciones que podrían presentarse como resultado de la mordedura.
• Si es posible y no representa riesgo alguno, capture al animal en una caja o en un bote grande. Una vez capturado, no trate de agarrar al animal. Comuníquese con las autoridades de Sanidad Animal para que lo recojan. Si el animal no puede ser capturado, intente memorizar su apariencia (el tamaño, color etc.) y observe hacia dónde se dirigió después de que lo mordió.
• Si el animal es salvaje trate de capturarlo, solo si tiene la seguridad de que no lo morderá por segunda ocasión. Si el animal no puede ser capturado y tiene que matarlo para prevenir el escape, procure no lastimarle la cabeza. El cerebro es indispensable para llevar acabo el diagnóstico de rabia.
• Es extremadamente importante que notifique de inmediato al Departamento de Salud que usted ha sido mordido por un animal. La urgencia y el tratamiento adecuado después de que ha sido mordido y antes de que se desarrolle la enfermedad, puede detener la infección o prevenirla.

MASCOTAS Y EL CEBO DE VACUNACIÓN CONTRA LA RABIA

Los cebos que contienen vacuna contra la rabia se usan comúnmente para inmunizaciones en masa de animales salvajes. El cebo no representa un riesgo de salud para usted o sus mascotas, pero es mejor no tocarlo.

Para más información, visite:
www.avma.org
www.rabiesalliance.org/world-rabies-day
www.endrabiesnow.org

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.