Las convulsiones en perros, al igual que en el ser humano, son crisis de origen nervioso que representen las emergencias caninas nerviosas más frecuentes. Las convulsiones se asocian una alteración de la actividad motora con desordenes de la sensibilidad y de la consciencia.

Debemos saber que las convulsiones en los perros pueden tener diversas causas y, dependiendo de la que esté afectando a nuestro perro, el veterinario prescribirá un tratamiento u otro, además de cuidados y manejo específico para mejorar su estado de salud. Sabemos que, para los cuidadores, ver a su perro convulsionando puede ser una situación extremadamente estresante y traumatizante, especialmente si no saben qué hacer.

Por todo ello, en este artículo queremos hablar en detalle de las convulsiones en perros, explicándote las causas que provocan su aparición, los síntomas más comunes que nos advierten, el tratamiento que prescribirá el veterinario y sobretodo qué hacer cuando se manifiestan.

¿Qué son las convulsiones?

Para empezar, debemos saber qué son las convulsiones en los perros. Muchas personas confunden el concepto y creen que se debe únicamente a la epilepsia canina, sin embargo, existen muchas otras causas. Para entenderlo, debemos saber que nos encontramos ante una actividad eléctrica excesiva que se produce en la corteza cerebral del cerebro del individuo. Es entonces cuando se producen diversos síntomas, como la pérdida del conocimiento y la contracción involuntaria de una o diversas partes del cuerpo.

Tipos de convulsiones en perros

A continuación mencionaremos de forma resumida los tipos de convulsiones en perros que existen:

  • Convulsiones generalizadas: es la forma más común y observamos que todo el cuerpo del animal se tensa y adquiere rigidez. Puede manifestar contracciones, pérdida del conocimiento y hasta defecar y orinar.
  • Convulsiones focales: en este caso se manifiesta en una sola parte del cuerpo y no siempre se produce la pérdida de conciencia. Los movimientos de masticación, por ejemplo, son característicos del moquillo, aunque por supuesto existen otras causas.
  • Convulsiones psicomotoras: en este caso estamos ante una convulsión focal, sin embargo, habitualmente se confunde con un comportamiento anormal del perro y no se asocia con una convulsión. El perro parece estar alterado y no responderá normalmente. Se pueden llegar a manifestar incluso episodios de agresividad en los que el perro ataca y muerde. En otros casos el can se mostrará desorientado.

De forma general, debemos advertir que las convulsiones no siempre son fáciles de identificar, pues pueden llegar a confundirse fácilmente con desmayos, otros problemas de salud y hasta con problemas de conducta. Sin embargo, si has advertido señales inequívocas de que tu perro está convulsionando, será de vital importancia acudir al veterinario. A continuación hablaremos de las causas y las manifestaciones según la etapa vital del can.

Causas de las convulsiones en perros

Existen multitud de causas que pueden provocar convulsiones en los perros. Se denominan convulsiones reactivas aquellas que están provocadas por el desarrollo de tumores, toxinas, enfermedades hereditarias o traumas. Por otro lado, se denominan convulsiones estructurales o secundarias aquellas que han aparecido como consecuencia de una anomalía cerebral identificable. Finalmente, aquellas denominadas convulsiones primarias son las que tienen una causa idiopática, es decir, desconocida y se diagnostica como epilepsia canina.

También es importante señalar que se deben tener en cuenta los diversos grupos de edad y es que las causas de las convulsiones en perros viejos, cachorros o adultos pueden variar, siendo fundamental adaptar las pruebas para el diagnóstico, de las que hablaremos en los siguientes apartados.

A continuación hablaremos de las convulsiones en perros y las causas más comunes:

  • Convulsiones en perros por intoxicación: una intoxicación producida por algún fármaco o con un producto de limpieza puede causar convulsiones en tu perro. Si después de haber realizado un examen clínico y las pruebas necesarias el veterinario no consigue averiguar la causa de las convulsiones, se considerará que esas convulsiones sin causa aparente son convulsiones idiopáticas
  • Convulsiones en perros por causas metabólicas: el fallo hepático, la insuficiencia cardíaca o la hipocalcemia son algunas de las muchas causas que pueden provocar la aparición de convulsiones en perros por causa metabólica. Se deberán realizar pruebas para llegar al diagnóstico concreto.
  • Convulsiones en perros por golpes: efectivamente, los traumatismos craneocefálicos pueden causar problemas convulsivos en el momento del traumatismo o posteriormente. Por ello, si tu perro ha padecido convulsiones, al acudir a tu veterinario debes comentarle que tu perro ha sufrido en el pasado un traumatismo cerebral.
  • Convulsiones en perros por causas congénitas: las enfermedades hereditarias, como las malformaciones cerebrales, son frecuentemente la causa de la aparición de convulsiones. Las razas más propensas a padecer problemas por su morfología son el chihuahua, el yorkshire o el bulldog francés entre otras.
  • Convulsiones en perros por un tumor cerebral: el desarrollo de un tumor en la región cerebral puede ser el responsable de las crisis convulsivas, especialmente en perros adultos. En este caso las convulsiones pueden acompañarse de trastornos neurológicos como dificultad para caminar, alteración del comportamiento, problemas de visión, cabeza ladeada… La hipótesis de la causa tumoral debe ser considerada si no se ha encontrado ningún otra causa. El meningioma es el tipo más común.
  • Convulsiones en perros por causas infecciosas: Algunas enfermedades infecciosas pueden originar convulsiones durante la enfermedad o como secuelas después de la infección. La más común y conocida es, por supuesto, el moquillo canino, frecuente en perros cachorros e individuos no vacunados.
  • Convulsiones en perros por parásitos: efectivamente, una infestación parasitaria también puede ser la causa de la aparición de convulsiones en los perros. La toxoplasmosis canina o la neopsora en perros son algunos de ejemplos más comunes.

Síntomas de convulsiones en perros

Las convulsiones en perros tienen síntomas característicos, tales como:

  • Pérdida de conciencia
  • Cambios de conducta
  • Agitación
  • Sacudidas intensas
  • Temblores
  • Ataxia
  • Parálisis completa
  • Parálisis de alguna extremidad
  • Movimientos involuntarios

En este vídeo del canal de Blake E puedes ver un cuadro real de epilepsia canina:

Siberian Husky de 7 años teniendo una convulsión.

¿Qué hacer ante las convulsiones en perros?

A continuación te explicaremos qué hacer ante las convulsiones en perros, un procedimiento que debe conocer cualquier tutor con un perro a su cargo que presente este tipo de problema:

  1. Para empezar lo más importante es mantener la calma.
  2. Pediremos que se marchen niños y otros animales de la habitación.
  3. Debemos asegurarnos que todo aquello que rodea al perro no pueda hacerle daño. Retiraremos cualquier objeto de alrededor y le rodearemos cojines siempre que sea posible. Intentaremos bajar la intensidad de la iluminación y grabarle con un móvil.
  4. Llamaremos al veterinario de urgencias, ya que las crisis graves y largas pueden resultar mortales.
  5. Cronometraremos el tiempo que dura la crisis, prestando especial atención si supera los 3 minutos.
  6. En ningún caso debemos intentar «despertarle», pues el perro no es consciente de ello. Además, las estimulaciones sonoras o luminosas pueden generar estrés en el perro, alargando aún más la convulsión.
  7. Esperaremos a que la convulsión finalice al lado del perro.
  8. Una vez la convulsión haya finalizado reconfortaremos al can de forma suave. Evitaremos gritar o forzarle a levantarse rápidamente. Es importante que todo sea muy calmado.
  9. Acudiremos al veterinario o solicitaremos la visita de un veterinario a domicilio.

¿Cómo diagnosticar convulsiones en perros?

El historial clínico es especialmente importante a la hora de realizar un diagnóstico diferencial de convulsiones en perros, pues existen ciertas tendencias según la edad, la raza y el sexo del individuo. Es importante que los cuidadores expliquen cómo se inician las convulsiones, los síntomas advertidos y la duración de las mismas, pero además, siempre que sea posible, se debe proporcionar información de los trastornos congénitos que hayan podido padecer los progenitores del can.

Así mismo, también se deberá comunicar cualquier enfermedad sistémica recurrente, el estado de vacunación del perro, si existen otros animales afectados en el hogar, detalles acerca de la alimentación del perro, cualquier trauma o exposición a toxinas que se haya producido.

Se realizarán exámenes neurológicos, como la evaluación de la cabeza y los nervios craneales, la evaluación de la marcha y la evaluación del cuello y piernas delanteras. También serán necesarias las pruebas de laboratorio e imágenes que ayudarán al veterinario a ir descartando causas, tales como análisis de sangre, análisis del líquido cefalorraquídeo, radiografía simple, tomografía computarizada, resonancia magnética, electroencefalograma etc.

A partir de los resultados de los exámenes y las pruebas, así como la información aportada sobre el historial clínico del perro, el veterinario podrá determinar la causa de las convulsiones en perros. No obstante, en aquellos que no sea posible, se diagnosticará como epilepsia canina idiopática.

Tratamiento para convulsiones en perros

Una vez confirmado el diagnóstico, el veterinario prescribirá un tratamiento según la causa que esté provocando las convulsiones en el can. Es importante destacar que, exceptuando en aquellos casos en los que las convulsiones sean puntuales, como a consecuencia de una intoxicación, será imposible reducir las convulsiones a cero, aún así, será posible de mejorar su calidad de vida e intentar disminuir el número de episodios.

También es importante señalar que, tras iniciar el tratamiento, nunca debemos detenerlo repentinamente, ya que ello podría provocar un efecto aún más grave, generando más crisis compulsivasen el perro. Por ello, nunca debemos olvidar una sola dosis o atrasarnos en la administración. Debemos ser muy precisos en este sentido, ofreciendo a nuestro perro las pastillas siempre a la misma hora.

La medicación podrá detenerse en aquellos casos en los que el paciente no haya experimentado ningún ataque en, como mínimo, un año entero. Aún así, no es recomendable en ciertas razas, como el san bernardo, el golden retriever o el pastor alemán. El veterinario nos explicará cómo reducir las dosis gradualmente para evitar un impacto negativo en el organismo del perro afectado.

Medicamentos para convulsiones en perros

El control de convulsiones incluye medicación siempre prescrita por el veterinario, como puede ser el uso de diazepam, pentobarbital sódico, fenobarbital o propofol. Dependerá de la causa que lo provoque, ya hablemos de epilepsia canina u otras patologías. Las dosis nos las indicará el especialista, ya que deben adaptarse al peso y estado de salud del individuo. También puede que nos prescriba el uso de antiinflamatorios, como prednisona, así como antiedemas como manitol. En caso de querer aplicar para las convulsiones en perros un tratamiento natural consultaremos con el veterinario.

Consecuencias de convulsiones en perros

Es probable que te preguntes qué secuelas dejan las convulsiones en perros, ¿cierto? En el preciso momento del ataque, el perro puede hacerse daño con distintos objetos, por lo que convendrá proporcionarle el máximo confort posible. Posteriormente y como te hemos comentado, este problema seguirá produciéndose de forma más o menos regular en el tiempo. Será el veterinario el que podrá emitir un pronóstico del caso teniendo en cuenta el historial que presente el perro. Para ello conviene registrar todos los ataques.

Este artículo es meramente informativo. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Bibliografía

  • Thomas Schubert , DVM, DACVIM, DABVP, Small Animal Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, University of Florida. History in Neurologic Disease. 09/05/2019, de MSD Manual
  • Thomas Schubert , DVM, DACVIM, DABVP, Small Animal Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, University of Florida. The Neurologic Evaluation of Dogs. 09/05/2019, de MSD Manual
  • Thomas Schubert , DVM, DACVIM, DABVP, Small Animal Clinical Sciences, College of Veterinary Medicine, University of Florida. Principles of Therapy of Neurologic Disease. 09/05/2019, de MSD Manual
  • Wendy Brooks, DVM, DABVP. (Date Reviewed/Revised: 09/04/2019). Seizure Disorders in Dogs. 09/05/2019, de Veterinary Partner
  • Experto Animal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.