Además de ser incómodas y desagradables, son muchas las enfermedades que puede transmitir una garrapata a un perro, algunas de ellas bastante graves. Un ejemplo es la ehrlichiosis, una patología provocada por una bacteria un tanto peculiar que, entre otras afecciones, puede provocar anemia en nuestros peludos.

Afortunadamente, existen medicamentos que pueden solventar esta patología. Si quieres saber más sobre la ehrlichiosis en perros, sus síntomas y su tratamiento, en este artículo te contamos todo sobre esta enfermedad.

¿Qué es la ehrlichiosis canina?

La ehrlichiosis canina está causada por un tipo de bacterias pertenecientes al género Ehrlichia, siendo la más frecuentemente implicada Ehrlichia canisEste germen se caracteriza por ser extraordinariamente pequeño y por vivir en el interior de las células caninas.

La ehrlichiosis se trasmite por las garrapatas, concretamente las del género Rhipicephaluspor lo que proteger a nuestras mascotas con productos con efecto antiparasitario, ya sea en formato pipeta o collar, es fundamental para prevenir el proceso y preservar la salud de nuestras mascotas.

La dolencia provoca síntomas muy serios que estudiaremos a continuación, como por ejemplo anemia o hemorragias, aunque, como veremos más adelante, existen varios tratamientos con los que se obtienen unos buenos resultados.

¿Cuáles son los síntomas de la ehrlichiosis canina?

1. Fase de incubación

La fase de incubación de esta enfermedad tiene una duración variable, que puede oscilar desde poco más de una semana tras la picadura de la garrapata a casi un mes. Los síntomas suelen detectarse con más frecuencia en primavera y en otoño, porque es cuando más garrapatas hay en el medio.

2. Fase aguda

Pasado el periodo de incubación, se instaura la fase aguda de la enfermedad, en la que podemos observar una sensación de debilidad y cansancio en el perro, que en ocasiones se acompaña de pérdida de peso y de secreciones nasales y oculares.

Aunque con menos frecuencia, también puede haber síntomas nerviosos y espasmos musculares. En esta fase suele producirse fiebre y los ganglios del animal aumentan de tamaño, y, a veces, edema en el escroto de los machos.

Cabe mencionar que a veces los síntomas de la fase aguda no se manifiestan o no son detectados por los propietarios, pero, en cualquier caso, suelen desparecer en un par de semanas, pudiendo desarrollarse una enfermedad crónica tras un periodo de tiempo variable.

3. Fase crónica

Si el proceso no ha sido tratado en la fase aguda, se instaura la fase crónica, en la que pueden aparecer síntomas tales como anemia, que se traduce en una palidez de las mucosas y que suele acompañarse con debilidad, pérdida de peso y sensación de fatiga.

Además, el las hemorragias nasales son bastante comunes, y, en algunos casos, se manifiestan síntomas nerviosos, así como cojeras y dolor en las articulaciones..

Otros problemas que puede aparecer en la fase crónica de la ehrlichiosis son las alteraciones oculares, como la uveítis, que se reconoce por enrojecimiento y eventual presencia de manchas con aspecto de nubes en el ojo del perro, y, en el peor de los casos, desprendimiento de retina.

Diagnóstico de la ehrlichiosis canina

La ehrlichiosis canina se puede diagnosticar fácilmente mediante un análisis de sangre, en el que también deberán valorarse la anemia y la cantidad de plaquetas, entre otros parámetros.

Además, deberán chequearse otras enfermedades que se trasmiten por garrapatas y que suelen acompañar a la ehrlichiosis, como las infecciones por Babesia. Por ello, según los resultados obtenidos del hemograma para la ehrlichiosis canina, el veterinario puede realizar además otras pruebas que considere necesarias.

Tratamiento de la ehrlichiosis canina

Como la mayoría de las enfermedades causadas por bacterias, los antibióticos son el tratamiento curativo de elección en la ehrlichiosis canina. De todos modos, al ser Ehrlichia una bacteria que se aloja en el interior de las células del perro, es capaz de resistir la acción de la mayoría de los antibióticos, con lo que no todos son efectivos.

En cualquier caso, la doxiciclina y las tetraciclinas, y, en menor medida, el enrofloxacino, se muestran generalmente efectivos. También lo es el imidocarbamato, aunque debe reservarse como última opción puesto que presenta más efectos secundarios que los anteriores.

Con un tratamiento apropiado, los síntomas de la ehrlichiois canina mejoran en un par de días, aunque el tratamiento no debe suspenderse hasta haber pasado, como mínimo, 15 días.

Adicionalmente, una dieta de calidad, rica en energía y fácilmente digestible puede ser de gran ayuda para la recuperación del animal, sobretodo en los casos en los que la pérdida de peso es evidente. Los suplementos vitamínicos o los complementos alimenticios ricos en hierro también pueden administrarse como complemento al tratamiento.

El pronóstico es, por lo general, muy bueno, aunque los casos crónicos, que llevan mucho tiempo instaurados, son algo más complicados de curar.

¿Se puede transmitir la ehrlichia en humanos?

Al igual que ocurre con los perros, mediante la picadura de una garrapata nosotros también podemos padecer ehrlichia, aunque en este caso estará causada por otras bacterias, como la Ehrlichia chaffeensis o la Anaplasma phagocytophilum. Estas bacterias son transmitidas por otras garrapatas, como la Ixodes scapularis, popular por transmitir también la enfermedad de Lyme, que nuevamente afecta a perros y personas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.