En los niños, el contacto con mascotas mejora las habilidades emocionales y sociales; en adultos se notaron disminución del estrés y mejoras cardiovasculares.

Una mascota frecuentemente es un miembro más de la familia, pero, ¿es verdad que el contacto con los más chicos además del beneficio afectivo trae mejoras para la salud? Según Héctor Pedecino, neonatólogo de la Sociedad Argentina de Pediatría, hay estudios que respaldan esta teoría: «Investigaciones recientes indican que la exposición temprana a las mascotas previene las alergias y el asma, siempre teniendo precaución en personas alérgicas a los animales, porque claramente en ellas sería perjudicial», aclara.

Más de la mitad de la población mundial tiene al menos una mascota. La Argentina, México y Brasil tienen los mayores porcentajes de dueños de mascotas, seguidos por Rusia y los Estados Unidos, según una encuesta en línea respondida por más de 27,000 personas y realizada por la consultora GfK. Pedecino señala que un trabajo publicado en 2012 muestra que convivir con perros y gatos durante el primer año disminuye un 50% el riesgo de padecer otitis, y también bajaría un 30% el riesgo de enfermedades respiratorias.

«Esto sería por la mayor estimulación que significa para el sistema inmune el contacto con estos animales», explica el pediatra. En los niños, el contacto con mascotas mejora las habilidades emocionales y sociales; en adultos se notaron disminución del estrés y mejoras cardiovasculares.

Via La Nación / GDA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.