Los gatos son la representación animal de la limpieza. Estas reglas, natural y nata en ellos, aplican no sólo a su higiene personal, sino también a su entorno y todo lo que tiene que ver con él. Tal es el caso de los olores, un tema interesante dentro del mundo felino.

Debido a procesos evolutivos los gatos tienen sus respectivas preferencias olfativas. Así como existen olores que les encantan, existen otros olores que, sencillamente, no soportan. Ya se trate de alimentos que no pueden digerir, olores naturales fuertes o productos químicos potencialmente peligrosos, un gato evitarán ciertos olores y huirá de ellos.

También te puede interesar: 10 olores que no soportan los perros

Entendamos a los felinos

Primero hay que saber que los gatos tienen un sentido del olfato que es catorce veces más fuerte que el de un ser humano. Esto se debe a que, aunque no lo parezca físicamente, el órgano nasal de todo gato es mucho más grande que el de una persona. El sistema olfativo de un gato se reparte por casi toda la cabeza, que de forma interna, termina siendo toda una nariz.

Recordemos también que los gatos, en este caso, son como las personas. Hay olores típicos que la mayoría odian, pero aún así, cada quien conserva su individualidad. Algunos olores podrían disgustarle más a unos gatos que a otros, sin embargo, la siguiente lista está basada en un número amplio de felinos. Tu gato, sin duda, podría tener un sentido del olfato especial.

1- Olores cítricos

Los gatos no son fanáticos de las limas, naranjas, limones y olores similares. De hecho, existen repelentes de gato que contienen esencias como estas. Si por ejemplo, estás intentando evitar que tu gato entre al jardín y se coma todas las flores, puedes rociar un poco de aceite de naranja o esparcir algunas cascaras de esas frutas. Tampoco aprecian mucho el sabor, así que, es muy posible que se mantengan alejados de la zona donde vean que hay mucho de estos elementos.

2- Plátano

Aunque sean muy ricas en sabor y en potasio, los gatos no se consideran amigos de esta fruta. Frota (por fuera) una cascara de plátano en el sofá o déjala por un día, si quieres evitar que tu gato duerma una siesta y deje sus pelos en ese lugar de la casa.

3 -Cajas de arena sucia

¿A quién le gusta entrar a un baño con mal olor? Lo mismo ocurre con los gatos cuando su caja de arena se encuentra sucia, por ningún motivo, querrán acercarse a ella. Una caja de arena sucia podría llevar a que tu gato se enfade contigo y a modo de regaño haga su propia caja de arena en una alfombra costosa, en la maceta de alguna planta exótica y hasta en una ropa que ha caído en el suelo.

4 – Pino

Aunque existen arenas naturales que están hechas con este tipo de material (con la finalidad de hacerlo, en todos los sentidos, más agradable para el gato) no podemos abusar de la intensidad del olor, y que lleve al felino a tener un efecto contrario, al punto de odiar y rechazar la arena. Rotando los olores de las arenas y que estos sean más neutrales, conseguirás que tu gato no se sature de ellos.

5- Pescado en mal estado

En esto también se parecen los gatos a los seres humanos. Una cosa es que nos encante el pescado y otra muy diferente es que nos guste el olor del pescado en mal estado. Pues a los gatos les sucede lo mismo, ellos odian todo lo que esté caducado. Te recomendamos que nunca intentes darle una pescado pasado a tu gato, uno no lo comerá y dos si lo obligas, seguramente enfermará o podrías hasta intoxicarlo.

6 – Pimienta

Los gatos no aprecian los olores de alimentos que son picantes o demasiado condimentados tales como la pimienta, la mostaza y hasta el curry. Su olfato los percibe como si fueran tóxicos.

7 – Jabones y desodorantes

Olores fuertes y químicos son rechazados por los gatos. Cuidado con los jabones y productos de limpieza que vayas a escoger, tanto para la casa, como para la limpieza de su caja de arena y su bol de comida… ¡ah! y hasta para tu higiene personal. Recuerda que los olores atraen o repelen a los felinos.

8 – Algunas plantas

Los gatos aman la mayoría de las flores y plantas, pero algunas sencillamente, no son sus favoritas. Lavanda, geranio, tomillo, limón son algunas de las plantas que se encuentran en su lista negra. Los jardineros siempre se quejan de los gatos porque invaden los jardines y hacen desastre. Te recomendamos colocar un par de plantas de lavanda o tomillo para evitar que el desastre natural sea masivo. También existen un gran número de plantas tóxicas para gatos, es muy conveniente evitarlas, a pesar de que muchos de ellos las evitan instintivamente.

9 – Eucalipto

La mayoría de los gatos sienten aversión a los olores de algunas plantas porque les resulta tóxico, un caso típico es el rechazo por el eucalipto, ya que sus aceites esenciales pueden ser nocivos para el animal y él lo sabe. La naturaleza es sabia.

10 – Otros gatos

Este rechazo es el más interesante de todos. A los gatos no les molesta el olor de otros gatos amigos o felinos con los que ya tienen una dinámica regular. Sin embargo, el olor de un nuevo gato en el hogar podría poner sus nervios de punta, recuerda que los gatos son animales muy territoriales. Nosotros los seres humanos conectamos con otros individuos por otras vías, los gatos conectan muchas veces a través del olfato.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.